UA-169005913-1

Chai, la palabra del té

por | Historia

Chai

En la India cuando pedimos un té, decimos un Chai. Chai deriva del nombre chino original Cha y es la palabra del té en muchos países además de India y Pakistán: todo el mundo árabe, el África subsahariana o Rusia.

No obstante en Occidente cuando un té se llama Chai entendemos que es una mezcla “a la india”: típicamente un té negro con especias.

El origen del té en la India

Aunque la medicina tradicional india, la Ayurveda, ya conocía las propiedades del té, su consumo como bebida arranca en la India con el dominio británico, el Raj.

En realidad fueron los británicos los que comenzaron a cultivarlo comercialmente en las laderas de la región de Assam, buscando una zona geográfica similar a las de las plantas de té que un botánico escocés, Robert Fortune, logró sacar de China rompiendo así en consecuencia el monopolio de su cultivo, que desequilibraba enormemente la balanza de intercambios comerciales.

Durante la década de 1840 Fortune pasó tres años viajando por toda China, ataviado como un nativo, con la intención de recopilar información sobre el cultivo y el procesado del té. En aquel momento la elaboración del té era el secreto mejor guardado de China y la labor de Fortune implicaba un gran riesgo.

Con sus viajes no sólo aprendió los secretos del té sino que introdujo además en Occidente plantas como la variedad china del té (la camelia chinensis, que adaptada a la India se llamará «camelia assánica») o algunas variedades de crisantemo y de azalea.

Chai Té desde la india NamasTé Infusiones

La costumbre del CHAI en la India

En pocos años los británicos crearán enormes extensiones de cultivos de té para la exportación a Europa, pero también para el consumo interno en India, donde la costumbre británica del té se adaptará al gusto indio por las especias: el Chai. Del mismo modo que ingleses toman té, los indios también, pero como todo en India, con especias.

Un Chai “ortodoxo” debe llevar las cinco especias esenciales: jengibre, pimienta negra, clavo, canela y cardamomo. Y si los ingleses añaden leche a la infusión, en la India también pero al usar leche de búfala, muy densa, hay que cocer directamente el té en la leche.

Y ya tenemos un típico Chai “a la india”: un té negro, cocido en leche y muy especiado, más picante (jengibre, pimienta negra, clavo) en el Sur y más dulce (canela y vainilla) en el Norte. La perfecta unión de las dos tradiciones, la británica del té y la india de las especias.

Rápidamente el gusto por el Chai se extendió por toda la India. Hay que tener en cuenta que la India no era un país unificado antes del dominio inglés, sino un vasto mosaico de estados independientes con usos, costumbres, religiones, étnias y relaciones culturales e históricas muy diferentes y, muchas veces, opuestas.

Es el dominio británico (1858-1947) el que da entidad política al subcontinente y el consumo del té, como hemos dicho inexistente antes de los británicos, uno de los elementos que unifican el carácter indio. Surge la figura del ChaiWallah: una persona que prepara, vende o sirve té en las calles o pequeñas tiendas al borde de la carretera en el subcontinente indio.

Se les encuentra por todas partes, también en la extensa e indispensable red de ferrocarriles indios (otra estructura heredada de los británicos que da forma unificada a India…), ofreciendo una taza de denso té dulce y espaciado.

El ChaiWallah es una parte integral de la cultura del subcontinente.

Chai Wallah india NamasTé Infusiones

¿Cuál es la mezcla ideal de especias para un Chai?

Pero… ¿cuál es la mezcla de especias ideal para un Chai? Como dijimos, un Chai debe llevar las cinco especias esenciales: jengibre, pimienta negra, clavo, canela y cardamomo. En realidad no puede haber dos Chais iguales: cada uno prepara la mezcla en proporciones diferentes y añade otras a las cinco esenciales. En NamasTé preparamos nuestro Chai hasta con catorce componentes, como nuez moscada, anís estrellado, regaliz o malta.

En Occidente además se usan bebidas vegetales en vez de leche de vaca o búfala, más ligeras y menos densas y que aportan propiedades, sabor y carácter diferente al Chai original que nos servirían en India.

¿Cómo se prepara el perfecto Chai?

Sin duda en la india nos lo servirían cocido directamente en leche, sin agua, y por supuesto muy dulce. Si lo preparamos con leche de vaca o búfala, debemos preparar el Chai calentando hasta la ebullición la leche con el té negro con especias en las proporciones que usamos habitualmente en infusión (normalmente una cucharada de postre por taza) y una pizca de azúcar; dos o tres ebulliciones para que el té infusione bien en la leche y se aparta del fuego, se remueve bien y se deja reposar durante un par de minutos.

Finalmente lo colamos y corregimos de azúcar.

Por el contrario, si lo preparamos con bebida vegetal, uno o dos ebulliciones será suficiente, ya que la bebida vegetal en mucho menos densa.

Invita a un té a un amigo