Temporada de té frío

por | Útiles

Té helado

Una de las bebidas más sanas y naturales para refrescarse en la temporada veraniega. Aparte de calmar nuestra sed es acalórico, nos permite disfrutar de una amplia variedad de sabores y aromas, manteniendo todas sus propiedades.

Parece ser que esta forma de servir el té se popularizó gracias al señor Richard Blechynden, dueño de una plantación de té en la India. En la Feria Universal de Saint Louis EE.UU en el año 1904, tenía un pequeño puesto dónde ofrecía té caliente a los visitantes.

Al negarse todos a probarlo, debido al fuerte calor de aquel año, decidió añadir un poco de hielo para hacerlo más apetecible. Fue todo un éxito y desde entonces esta fórmula no ha parado de conseguir adeptos en todo el mundo.

Elaboración de un té helado

Te contamos cómo prepararlo correctamente y cuáles son los beneficios que puede aportar a la salud una buena jarra de té fresquito.

Lo más importante a la hora de preparar un té frío es elegir una variedad que funcione bien en esta temperatura.

Preparamos nuestro Cocktail de Verano (con naranja, limón y lima, y mango, papaya y maracuyá) en tres variedades:

Mezcla de té blanco y el verde
Té rojo Pu-Erh
Rooibos

Otra cuestión que se debe tener en cuenta es que, al preparar una taza de té frío, es necesario utilizar más cantidad de producto.

Té frío Mezclas NamasTé

Añadir una o dos cucharadas de postre más a las que usaríamos para tomarlo caliente.

Para preparar una jarra de té con hielo, las proporciones necesarias son las siguientes:

– 6 o 7 cucharaditas de postre de té o rooibos, y
– 1 litro de agua.

La calidad del agua es importante. Intenta utilizar siempre agua que no aporte ningún sabor extraño a la mezcla, en este caso no solo en la infusión, sino también para el hielo que utilizarás.

Tiempo de infusión

Se debe infusionar el tiempo que indique el té elegido (2 minutos exactos para el té verde; 3 minutos para el té rojo Pu-Erh y 8-10 minutos para el rooibos) y siempre es imprescindible colarlo muy bien, incluso dos veces si no dispones de un filtro muy fino, pues cualquier resto de hojas de té que quede te amargará la infusión al cabo de las horas.

Después añadir en la jarra hielo. Como el hielo puede quitarle sabor, te recomendamos preparar cubitos de la misma infusión o de zumo de naranja o limón, aunque lo mejor para disfrutar de sus aromas es que lo dejemos enfriar en la nevera durante toda la noche.

Hay otra manera de prepararlo, en maceración, dejando las hojas de té o rooibos en el agua fría durante toda una noche (siete u ocho horas).

En NamasTé preferimos hacerlo en caliente, puesto que tendrá mucho más sabor.

Una vez listo, puedes presentarlo decorado con rodajas de naranja o limón, hojas de menta y hasta rodajas de jengibre fresco.

Finalmente, si vas a añadir edulcorantes, mezclalos mejor cuando la bebida esté todavía caliente o a temperatura ambiente.

Te asegurarás de que se disuelvan bien y que la infusión no quede turbia.

Té e Infusiones para Verano NamasTé

Te recordamos las propiedades de cada té.

  •  El té blanco: es rico en antioxidantes, bajo en teína (por lo que podemos disfrutarlo todo el día) y muy diurético. Los antioxidantes contribuyen a mantener la salud cardiovascular y del sistema inmunitario.
  •  El té verde: con propiedades antioxidantes, es buen aliado en dieta para combatir el daño oxidativo celular. Es diurético, ayuda al organismo a eliminar líquidos.
  •  El té rojo Pu-Erh es el té más digestivo, ideal para tomarlo después de las comidas. Bajo en teína y taninos.
  •  El rooibos no es té, es otra planta (un arbusto de origen Sudafricano) con propiedades similares al té verde, que no contiene estimulante alguno (incluso es un punto relajarte) y aporta mucho hierro.

Es la bebida ideal para niños y personas que no pueden tomar té por anemias o intolerancia a la teína.

Té e Infusiones para Verano NamasTé
Invita a un té a un amigo